Life Soundtracks #2 Reconciliación

Ya habíamos hablado alguna vez, y supongo que para muchos resultará así, del poder que tienen las canciones y la música en general de trasportarte en el tiempo. De traer de vuelta ciertas luces, conversaciones, caminos antojadizos, verdades a medias.

Y cómo no todos los recuerdos son bellos o los hay cuya belleza duele, a veces evitamos que ciertos acordes alteren el curso normal de nuestro presente. Y no estoy hablando de canciones románticas que recuerden a algún ex amor, ni nada parecido. No estoy hablando de temas literales que la gente suele escuchar apropósito para atormentarse.

Hablo de crecer con cierta música, de transformarse y cambiar a cierto ritmo sin notarlo hasta que llega el día lejano en que a una canción se le han adherido tus recuerdos y tiene el poder de invocarlos como ninguna otra cosa en el mundo. De activar los misteriosos mecanismos que tiene la memoria para almacenar nuestra vida, emociones, pesares y felicidad. Hablo del complejo modo en que nos convertimos en nosotros mismos, de lo que somos en el fondo, desnudos, cuando no hay nada más.

Hoy después de mucho tiempo quiero todos mis recuerdos de vuelta. Los que dolieron y los que no. Son todos parte del aprendizaje que hacen que sea esta persona hoy día.

A los principales desterrados mi más cordial bienvenida. Me quedo con lo mejor de esas notas, me quedo con lo que fue verídico, me quedo con mi memoria infantil íntegra aunque las cosas hayan cambiado en el camino.

Ya di vuelta la página.Tal vez algún día la charla pospuesta deje de ser una deuda, y aunque no sea así, podemos compartir en paz el resto de nuestros días. Porque en el fondo, como los recuerdos, no has dejado jamás de ser parte de nosotros aunque te hayas equivocado tanto.

"El que esté libre de pecado..."



 

Comentarios

  1. siempre me ha pasado que la música me transporta, ya sea a recuerdos como a situaciones que mi mente crea.

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me pasa algo similar. Me gusta la música "que me recuerda algo", que le hace sentido a mi memoria. Por eso tengo una lista de reproducción muy variada, con canciones que no juntan ni pegan a primera vista, incomprensible para el oído ajeno y muy personal, tanto que no se si estaría dispuesta a exponerla o "prestarla" jajaja. Mis listas de reproducción solo tienen sentido para mi, me puedo reir sola con una canción o llorar o enojarme o que se yo... depende del minuto de mi vida que representen.

    La música es una poderosa herramienta de reconciliación con nosotras mismas, con otros, con todo. Y lo mejor es que para vivir esto no hay que ser ningún experto en la materia.

    Un saludo enorme y espero que nos podamos juntar pronto :D

    ResponderEliminar
  3. Entendemos a qué te refieres Kika, en efecto la música suele darle una atmósfera a cada parte de nuestra vida, claro, siempre y cuando la hagamos parte de ella... y cuando la escuchamos pasado el tiempo, no podemos evitar el recordar esos hermosos pasajes de nuestra existencia.
    Creo que todos tenemos la posibilidad de recuperar lo que fuimos y traerla al presente para enriquecer lo que somos, pero hay que trabajar duro por ello y lograr ser auténticos :)

    ResponderEliminar
  4. ¿que seriamos sin la nostalgia? a veces yo misma he pensado si quisiera de verdad anestesiar ciertas cosas para que dejen de doler a pesar del tiempo... y bien es cierto que dices que no sea precisamente un ex amor o un mal de amores...

    yo tengo muy presente una cancioncita con respecto a mi papa. Suele suceder que es tan conocida que luego, la tocan en fiestas y,,, es inevitable
    en medio de la algarabia querer llorar o tener los ojos a punto de reventar
    y aun asi sin que suene a masoquismo me gusta recordar a veces las cosas ... ya no hay heridas solo cicatrices..


    besos!

    ResponderEliminar
  5. Las personas sin música no somos nada, cada nota de las canciones llevan adheridas unas pocas capas de nuestros recuerdos.



    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. "Sin música, la vida sería un error". Friedrich Nietzsche.

    Hermoso tu blog. Un abrazo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares