jueves, 5 de marzo de 2015

Improvisaciones en la marcha


"Nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento cambiar de dirección"
William Shakespeare




Quería partir el año inyectada de endorfinas como el 2014 y programé dos carreras importantes para el primer semestre. Los #42k de Stgo y los #60k de Aysén, aún cuando terminé diciembre con una pequeña molestia a la que no le di importancia. Mala cosa.

Luego de insistir infructuosamente alternando entrenamiento con descanso, mi pierna izquierda colapsó hasta hacerme imposible trotar un paso. Mi traumatólogo de vacaciones y volando donde otro a adelantar los exámenes con la esperanza de que sólo fuera mi estrés, pero no. Todas las membranas desconocidas de los músculos del pie y la pierna inflamadas...sobrecarga, dicen.

Y como siempre, lo probé todo antes de aceptar kinesiólogo, tinas de hielo, calcetas de compresión hasta para dormir, ejercicios y nada. El dolor aumentando y avanzando desde la rodilla a la planta del pie.

Primera vez que mi cuerpo me da knocaut. Con la pata coja, y una pequeña tos antigua que se convirtió en una infección de los bronquios rebelde y aguda... renuncio a los 42k de Stgo y cruzo las esperanzas por reponerme a tiempo para llegar a Aysén.

Y así he andado casi tres semanas pateando la perra , hasta que una compañera nueva de la oficina me ha dicho al pasar en el metrotren...
- ...disculpa, pero tengo que apoyarme en la baranda desde que perdí la audición derecha... es que tuve un tumor en el cerebro el año pasado... perdí la audición y la vista de este lado, también la motricidad fina...¡¡pero no me mires con esa cara!!...no estoy triste..a algunos les va mucho peor...yo estoy viva.

Yo que siempre hablo de prioridades y con la facilidad que se me escapan!!!
Que más da si algunas veces las cosas no salen como se planifican. Que más da si corro una carrera menos o una más. Si me enfermo una vez cada cinco años de algo que tiene un tratamiento breve.

Si es cierto que el comienzo de año ha estado extraño en más sentidos, pero eso a todos les suele alguna vez...yo me agarré el hábito de que todo salga a la primera, pero si no....a la siguiente le pongo las mismas ganas o más.

Al fin centrando las ideas otra vez. Si no puedo correr... puedo volar.