lunes, 15 de diciembre de 2014

Preparando nuevos desafíos

"Los retos hacen que la vida sea interesante.
 Superarlos es lo que hace que la vida tenga sentido"
Ralph Waldo Emerson


Ilustración de Lisa Murphy

Emerson  define mejor que yo la sensación de este año que se marcha. Sumando, restando, soñando y trabajando mil como siempre, creo que finalmente he comprobado de forma empírica que los límites no existen, pero que a veces construyen barreras imaginarias en nuestra mente, barreras que parecen tan reales que hasta se proyectan sobre nuestros pasos, como fantasmas, retrasando la marcha.

Hoy me siento poderosa, sólo porque tengo la certeza de que no existe nada que pueda romperme, y no porque le esté lanzando un reto al destino, sino porque me he vencido a mí misma tantas veces que no me voy a dejar derrotar aunque alguna que otra herida pueda hacerme tambalear de cuando en vez.

El otro día y apropósito del fin de año que se acerca, pensé en todas las cosas que he logrado este 2014, sólo por atreverme a dar el primer paso y comprometer mi voluntad férrea. Descubrir que mis habilidades para la ilustración y la escritura siguen intactas, aunque me haya negado por tanto tiempo a dejarlas salir, y hoy, al fin, toman forma. Conseguir nuevas habilidades que me sorprendieron y llenaron de adrenalina, como poder subir corriendo una montaña y volar sobre la nieve o ser la única mujer en atravesar la sierra cálida y completar la maratón en Minca.

Ser cada día un poco más yo misma y mi voz interior. Estar cada día más cerca de lo quiero y de lo que alguna vez soñé para mi ¿Y entonces porqué no? Me ha parecido que ciertos sueños GRANDES, tanto que se me antojaron imposibles, bajan finalmente de su pedestal y me alcanzan la mano.

Dicen que el éxito tiene 10% de talento y 90% de actitud. Y a mí, a estas alturas de la vida, actitud es lo que me sobra.