jueves, 13 de agosto de 2015

Echar a andar la máquina #retorno



"Un camino de mil millas comienza con un solo paso"
Lao Tsé


Ilustración Lola Roig


El invierno partió tardíamente esta temporada. Recién estrenando las lluvias, tan contenidas, que medio país se ha inundado.

Finalmente mi pierna sana, o al menos eso parece.
Finalmente, después de "eternos" seis meses puedo volver a entrenar.

Pero no es tan fácil, no es como antes. 
¿Llegar y salir por 15 o 20 km una tarde cualquiera?  no, nada de eso.
Hay que partir lento, dice el doc. 20 minutos de bici. 1 hora de gimnasio. 30 de elíptica...mmm

Ya sabíamos que la paciencia no era lo mío. De modo que el retorno ha estado lentísimo, más que nada, porque muero de lata de ir a sentarme al gym una hora a hacer ejercicios de piernas y todo el acondicionamiento previo para volver a correr. Sólo con la música a full en los oídos aguanto un poco más el aburrimiento de entrenar encerrada. A mi lo que me gusta es correr en la calle, en los parques, en el cerro. 

Cargo todos los días mi equipo deportivo, pero dos de tres, me asomo al gym lleno, me da una lata infinita y me voy a mi depa sin abrir el bolso. Pero se acabó la tontera. Si quiero volver a entrenar de verdad, no queda de otra.

Además este año, con las horas de entreno disponibles me puse a estudiar (el tiempo libre de ocio absoluto no es lo mío). Ya obtuve dos nuevas certificaciones y comencé un Diplomado en la Universidad. Y sabemos que el entreno mental, debe igualar al físico para que el cuerpo funcione en armonía, sino la próxima vez la sobrecarga colapsará mi cabeza en vez de mi pierna.

Como siempre, tengo que decirme  a mi misma la cosas en voz alta para comprometerme de veras.
Y anoten que sí! Pronto estaré de vuelta en las pistas.