lunes, 26 de mayo de 2014

#Reconciliación: pasos definitivos

"No escatimes el perdón,
 es imposible caminar con tantas heridas abiertas"
Zenaida Bacardí de Argamasilla


Arica, Chile - Tacna, Perú.

La palabra perdón se me antoja demasiado grande. No sé si posea ese poder o me crea tan importante como para decirle a otro: Te perdono ¿Y es que de verdad cambia algo si emito ese veredicto? ¿ Es que alguien realmente necesita pedirme perdón? No lo creo. Sin embargo no encuentro otra palabra ahora.

Sólo una vez me he sentido realmente dolida por las acciones de otro, tanto como para pensar en romper para siempre un vínculo que debía ser perpetuo, tanto como para despertar llorando por las noches, tanto como para tratar de sepultar todos los recuerdos con toneladas de rabia y olvido.

Y podría haber sido, tengo una facilidad enorme para pasar de las cosas en general, sin embargo, la rabia es una carga demasiado pesada para alguien como yo, imposible de sostener en el tiempo, como tener una espina clavada que no deja de doler.

Al final todos nos equivocamos, unos más, otros menos, pero nos equivocamos igual, y seguro alguna de nuestras acciones pasaron a llevar a alguien alguna vez. Algo que me costó mucho aprender, hasta que mi hermana menor, por ese entonces de 12 años, me miró a los ojos y me preguntó: ¿Y tú no te equivocas nunca? Porque yo sí me equivoco y espero que aún así me sigas queriendo,  yo te voy a querer igual... siempre.

Me sentí entonces un juez implacable que solo sigue su propia verdad absoluta, pero llevaba tanto tiempo sosteniendo esa rabia, tratando de renovarla para darle sentido, que me sentí incapaz de caminar en otra dirección y me quedé una par de años más detenida, como si fuera dueña del tiempo.

Hoy día, hace rato dejé de arrastrar cargas innecesarias. Puse en la balanza las rabias y los recuerdos, el pasado y el futuro y decidí seguir adelante. Si te miro a los ojos hasta puedo adivinar las lágrimas. Cada uno tiene sus propios procesos y supongo que tú también aprendiste lo que necesitabas. 

Decidí quedarme con todo lo cierto, con los recuerdos de toda la vida, porque te miro y se que nos quieres...que me quieres mucho y elijo partir de nuevo desde aquí, esperando que nos quede aún, mucho tiempo para compartir.