viernes, 21 de noviembre de 2014

Al otro lado

"Nunca sabes cuan fuerte eres
hasta que ser fuerte es tu única opción"





Una mañana desperté y los cimientos, que creí eran mi sostén, habían desaparecido. 
¿Ya no tengo de dónde asirme? Entierro los pies en el piso y me torno mi propia raíz y aunque crezco un tiempo razonable apenas sobre ese punto, pronto noto que las posibilidades son infinitas  porque esta nueva raíz es parte mía y puedo llevarla donde quiera. 

Creo firmemente que tenemos el poder para ser y hacer lo que sea, que no nos pasa nada que no podamos vencer y que los límites son pensamientos que nos amarran a algún lugar del que nos da miedo salir.

Soy fuerte porque puedo mantenerme a flote en medio de la tempestad, porque puedo empezar de nuevo infinitas veces,  porque he descubierto que no estoy dispuesta a renunciar.

Soy fuerte porque me he sorprendido de pie cuando pensé que había muerto, porque aunque la ola me arrastró cien veces a la orilla, no le tengo miedo al mar.

Cuando todo se rompa. Cierra los ojos y visualiza el otro lado. Aunque no parezca, esto es sólo una lección más.