Quien dijo que la vida era justa

(ilustración en pastel graso y crayolas)

Cuando era chica y deseaba alguna cosa imposible juntaba las manos y rezaba sobre la cama como me enseñó mi mamá. Ella cuenta que cuando postulé, a los 7 años, a la escuela de monjas (donde estudié todos los años del colegio) , pasaba en las tardes a una capilla a pedirle a... (Dios supongo) que me aceptaran, jurando que sería la más aplicada de todas si eso sucedía. Cosa que en realidad cumplí, porque siempre tuve el gusto natural de estudiar, ¿pero la Fe? Esa se me perdió, sin recriminaciones ni lágrimas, en los laberínticos caminos que conducen a la madurez.

Desde entonces mi razonamiento empírico me ha hecho transitar por una ruta paralela, donde todo; lo malo y lo bueno, lo bonito y lo feo, los éxitos y fracasos dependen exclusivamente de mis actos y en cómo siento y actúo respecto de ellos.

¿Qué hace alguien como yo entonces cuando algo le parece "divinamente" injusto? Cuando la genética dice, que alguien muy pequeñito que adoro tiene una deficiencia que ninguna medicina puede curar... que puede mantener a raya, que puede controlar y medicar, pero curar no, porque es "crónico", es para siempre.

¿Estamos preparados para el dolor? Probablemente no, sin embargo soy una persona muy fuerte, y los que creí grandes dolores resultaron a largo plazo (y ni tan largo tampoco) meros rasguños que apenas si dejaron cicatriz y sólo me volvieron mucho más fuerte que al inicio.

¿Estamos preparados para ver sufrir a aquellos que amamos? Jamás. Para eso no existe preparación alguna ni receta.

Soy lo suficiemente fuerte para soportar cualquier estocada, lo que venga. ¿Pero evitarle el dolor al que no lo está? ¿Acunarlo y decirle que todo estará bien, cuando ni yo misma lo sé?

Y entonces me da rabia, una rabia absurda que se derrite y se vuelve un torrente. ¿Y a quién los descargos? Si tú misma dijiste que Dios no existe.

Y entonces tienes ganas de ser otra vez esa niña pequeña que cree que tiene un poder para lo imposible, pero estás demasiado lejos, años luz tal vez. ¿Dónde se fue?

Comentarios

  1. Cuando algo de esto sucede buscamos una respuesta que ni dios ni nadie nos puede dar y nos quedamos llorando nuestro desconsuelo buscando una respuesta que nunca llegará.

    Pero al igual que a mi me dijeron, ojalá que algún día se encuentre una cura.


    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Por lo mismo que has dicho es que continuamos con una religion que a veces la veo absurda... a la que desconozco... Es esa necesidad de no ser uno mismo el responsable de nuestros actos...

    Dificil tarea la de madurar..

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. el dolor no es el mismo.. y no podemos acoplarlo o adaptarlo...

    el dolor nunca es preciso y puede llegar de distinto modo y en distinta forma que a veces puede lacerar al de enfrente ...

    y eso te hace

    impotente....

    ResponderEliminar
  4. Por que estupida razon la gente cree ensalza predica que hay un dios bondadoso que nos ama, que es solo bondad,??? donde esta ese dios cuando acontecen sucesos como el tuyo, o las catastrofes que diariamente azotan el mundo?

    Animo y haz tu todo lo imposible por mejorar la vida de ese ser que quieres y no esperes a que ninguno de los millones de dioses vengan a solucionarte la vida, pues estan muy ocupados mirandose el ombligo.

    con cariño saludos canarios

    ResponderEliminar
  5. Menuda cosa eso de que la vida es injusta/justa.

    Yo al final creo que es lo que es y los adjetivos que le ponemos la hace más o menos llevadera.

    No sé qué más decirte salvo fuerza, ánimo, temple y paciencia. Intentar aprender algo de todo esto.

    Preguntaría más detalles sobre la situación, principalmente para ver si hay algo que pueda ayudar, pero me suena bien patudo. Pero dejo ahí la pregunta por si acaso.

    ¡Fuerza!

    ResponderEliminar
  6. La vida justa, la vida injusta.

    Es solo levantarse, sacudir el polvo y seguir, el resto, bue, pasara.

    La fe es tan subjetiva, que mejor no me meto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Malque: Gracias por tus palabras!! Sé que tratar de buscar razones o culpables es infructuoso, pero es reciente y a veces, todavía tengo mucha pena.

    Mafalda: Lo sé...gracias

    Jo: Justo cuando te creías indestructible, te diste cuenta de lo frágil que es la vida y de lo feliz que deberías ser porque gozar de buena salud es un privilegio!!!

    Contramipersona: Lo sé..pasa que mi sobrina es tan pequeñita, pasa que quiero tanto a mi hermana, que a veces me gustaría tener el poder de cambiar las cosas.

    Mónica: No suelo ser trágica, ni depresiva (todo lo contrario creo), pero los hospitales son tan tristes, como estrellarse con las prioridades justo cuando las perdías de vista.

    Tengo la esperanza (y es gigante aunque ayer no lo haya parecido) que todo saldrá bien, sólo que a algunos días, a algunas horas, me gana el miedo.

    Narvandi: Claro que no se trata de justicia, racionalmente lo sé.

    Gracias a todos por sus palabras!!! Ayer estuve en la Clínica y hoy amanecí más optimista.
    Necesito fortaleza extra por si a ella le falta!!

    ResponderEliminar
  8. Ni Dios ni fé, en esas cosas no me involucro, pero si, la vida es injusta, sin embargo es tan fugaz que no es bueno pasarla en cuestionamientos.

    Ánimo y valor, que son de las cosas que nos pueden ayudar a disminuir el dolor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Ojalá todo esté bien.

    Te dejo un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Malque...mi sobrinita salió de la Clínica...y aunque su condición es crónica (y rarísima...hay mil enfermedades que uno ni sabe que existen o son posibles) tiene tratamiento para mantenerla estable. Se irá viendo en el camino, pero por lo pronto ya mejor y riendo de nuevo.

    Aunque suene extraño, habían diagnósticos mucho peores (porque siempre hay...)

    Todos más tranquilos, hay que quererla y cuidarla más no más.
    El cuerpo es tan frágil!!

    Gracias por el abrazo y la preocupación. Hoy tengo la esperanza auténtica que todo saldrá bien.

    ResponderEliminar
  11. Me hiciste recordar a un amigo que en medio de una situaciación difícil se pone a orar y yo que a veces las suelto sin pensarlo mucho voy y le digo: pero tú no eras ateo? A lo cual me contesta muy seriamente: es que no creo en dios, pero sí en los milagros!
    Yo te deseo que un milagro ocurra! Y en cuanto a lo de Dios, creo que su existencia siempre será pregunta más que respuesta.

    ResponderEliminar
  12. Creo que el creer en Dios es algo que llega en el momento preciso, y no, no estamos preparados para ver sufrir a los demás, menos a los que queremos, pero hay que sacar fuerzas para que se sientan queridos y apoyados y desde luego, pedir con todo nuestro corazón que las situaciones se solucionen.

    ResponderEliminar
  13. Como comenta malque, cuando algo injusto sucede tratamos de encontrar respuestas donde no las hay, inclusive algún culpable de que algo no este como esperabamos, de que algo sea tan contrario a lo que merecemos y los que queremos merecen.. sin embargo nadie nos ha dicho que la vida sea fácil y nos de en bandeja de plata lo que queremos quizá de pequeños veíamos todo como algo posible, como algo que tendríamos si tan solo cerrabamos los ojos y lo deseabamos con todas nuestras fuerzas, incluso pidiendoselo a santa.. pero de pronto suceden cosas que nos hacen ver que debemos ser fuertes para superar las injusticias que trae la vida de compañia, pero también aprender a valorar las cosas "justas" y seguir haciendo lo nuestro para alcanzarlas y quedarnos con ellas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Wuau, tienes tantas interrogantes como yo, al respecto de éste mundo.

    De pronto creo que todos conservamos ésa fe, esa creencia de algo superior... sólo que en los momentos de "fragilidad" acudimos a ella.
    Yo creo a mí manera obvio, pero eso no quita que siga cuestionándome tantas cosas que veo a diario, que me parecen injustas... o que simplemente digo, porqué a ellos?...


    La vida se compone de tantas cosas, que últimamente me he encerado un poco en la música, las películas y los libros... así trato al menos, de hacer más apacibles los días.


    Hay que tratar de hacer camino, como uno mejor crea... y disfrutar como nunca... mira que la vida... tiene muchas vueltas!

    Saludos Kika :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares