sábado, 9 de octubre de 2010

Días que podrían ser mejores

"Depresión" por Vincent Van Gogh

Puede que sea cierto eso que dicen. Las cosas malas nunca vienen solas. Siempre llegan en oleadas y nunca sabes cual es la última. Algunos creen que es la vida tratando de enseñarte algo que no quieres aprender, o señales de andar equivocando los caminos. A mi sinceramente ya no me interesa cúal es la razón. Estoy cansada y bajoneada, no digo deprimida porque no sería cierto, hace falta mucho más para sentirme derrotada, simplemente me agota todo este vaivén.

Ayer en Providencia me robaron la cartera. Sé que suena a trivialidad, pero ¿han visto los tamaños de las carteras actualmente? Así que aparte de perder la mitad de mi presupuesto mensual (que justo había sacado del Cajero para pagar y comprar cosillas varias... ley de murphy, jamás porto tanto efectivo!!!!), perdí todas mis tarjetas y documentos. También mis hermosos lentes nuevos (los que mencionaba en un post anterior), mis lentes de sol, mi croquera de ilustraciones, mis rotuladores , mis lápices de tinta, mis pendrives, mis respaldos, mi reproductor, mi llavero de chanchito, mis cosméticos, todas las fotos de recuerdo de mi billetera, 3 pares de aros favoritos... y otras cosas que seguro iré recordado en tanto pasen las horas.

Sí, me va a faltar esa plata y me complica. Pero extrañé despertar hoy sin todas las otras cosas que uno acumula en el tiempo. Jamás había notado que guardara tantas cosas de valor, más sentimental que monetario, en mi bolso.

Anoche me dormí llorando de pura rabia y pena también. Después dicen que uno es intolerante porque no soporta los flaites, y ayer uno de esos se llevó todas mis cosas y seguro terminó carreteándose mi plata en algún lugar, vendiendo a luca lo que podía vender y mis preciados tesoros fueron a dar a algún basural.

Hoy hay un día precioso, es el Maquinaria Festival que puedo ver desde la azotea de mi edificio (no fui justamente para ajustar mis platas con tanto concierto, claro que con la plata que se llevó el ladrón habría ido al vip de este y otros conciertos más) y vienen unos amigos que invitamos para verlo todos juntos con asadito y todo. No cancelé nada aunque tengo los ojos hinchados y todavía mucha rabia atorada.

No es el fin del mundo claro, aunque agradecería se acabara toda esta racha de una vez. ¿Algo que aprender?