Crónica de una muerte que nadie anunció



Madrugada del sábado. Tres hombres (medio niños aún en realidad) entran en una casa buscando un botín nocturno que intercambiar por drogas. La casa está en silencio y los habitantes que duermen en el segundo piso no han notado nada.
Podrían haber sacado las cosas de valor de la planta baja y haberse ido, pero no ¿Porqué no buscar dinero o joyas? ¿Iban a perder la noche? Si ya estaban dentro.

Con la seguridad que les otorgan las armas y la angustia de la adicción suben al segundo piso y despiertan a la dueña de casa con el cañón en la sien.
Ella se desespera, no tiene mucho efectivo, y sus joyas tampoco son muchas. De improviso su hijo despierta y se abalanza contra uno de ellos para proteger a su madre.
Un disparo en la oscuridad. Miedo. Los intrusos huyendo a toda velocidad disparando desde el callejón.

Dos días en el Hospital, dos cirugías y la vida de la mujer se esfuma. Paro cardiorespiratorio dice el doctor. Homicio calificado el fiscal.

¿Cuántas historias parecidas en el noticiario central?¿Cuántas muertes que son sólo cifras vacías o estadísticas de delincuencia? Hasta que ese alguien sea tu hermana, tu madre, tu amiga...

Y hoy, esa realidad tan lejana ( o así parecía) está dentro de mi casa y mi familia y el mundo me resulta un lugar mucho menos amigable que anteayer.

Todavía con mucha pena, pero parece que así es la vida no más.


Comentarios

  1. auch kika, qué horror que esten pasando por algo así, ni qué decir al respecto salvo que hay que ser fuertes :'(

    ResponderEliminar
  2. Te dejo un abrazo, no sé que más decir. La realidad es tan dura que es imposible de creer.

    ResponderEliminar
  3. La realidad supera la ficción como dicen por ahi.
    Herir por herir... terrible.
    Descansa jessi, y mucha fuera para ti y tu familia

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí. Por eso no me arriesgo con películas "basadas en la vida real", podrían tener un final no deseado e insólito que importa más si alguien se lo tuvo que sufrir (y pasa que la mayoría de esas termina mal)
    Gracias a todos por sus palabras, y no se preocupen que no esperaba nada en especial...sólo desahogarme supongo.

    La vida tiene sus cosas incomprensibles...pero hermosas también. Procuro no olvidar eso en momentos como este y porque hay otros cercanos más desvalidos y menos resignados que necesitarán contenerse en algún abrazo y espero estar ahí.

    ResponderEliminar
  5. Un gran abrazo, Kika. Un poco o muy tarde pero se hace presente por estos medios.
    Es muy triste ver como cada vez más la violencia hace acto de presencia en nuestro día a día y que como dices, nos toque ser espectadores, sin pensar que cada vez esos actos se van acercando más y más y entras en pánico en un determinado momento ¿qué hacer?, ¿qué no hacer? =(

    Saludos y mucho ánimo a ti y toda la familia.

    ResponderEliminar
  6. Nadie está a salvo por desgracia, es como la ruleta rusa, nunca sabes cuando te tocará. No te conozco Kika pero te envío un fuerte abrazo y mucha fuerza para tí y para los tuyos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. he de confesar que he venido como dos o tres veces para poder dejar un comentario... a veces con estas plantillas nuevas paredce que b logger se empeña en no hacerme la vda mas facil...

    quemal que yo me queje de eszto cuando la vida en si es tan desgraciada con muchos que si no fuera por ciertas cosas ni nos enteraramos.

    Yo esperaria no acostumbrarnos...


    un beso grande

    ResponderEliminar
  8. No hay justificación. Si el asesino tenía tanta urgencia por droga, e iba a quitar una vida con una bala, se hubiera pegado un tiro en su propia cabeza. Eso fue un mero acto de maldad. Naturaleza humana ser buenos y malos, potencialmente hablando. Ya cada quién decide qué camino tomar. Las drogas no explican nada, el tipo hubiera asesinado tarde o temprano a alguien, con o sin necesidad de comprar más droga. Buen escrito, le deja a uno pensando. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Totalmente...
    Se ponen pelos de punta.

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares