Retroceder el tiempo #CartagenadeIndias

Puesto de fruta, Ciudad amurallada, Cartagena. Colombia

Tengo depresión post-vacaciones. Acabo de regresar de la alegre Colombia en temporada estival, al frío invierno de Santiago.

Y es que me enamoré de Colombia. El mar tibio, el clima veraniego (que además dura todo el año), la alegría y calidez de su gente. 

He llegado a una pequeña bahía llamada Taganga, un lugar muy apacible donde la gente vive relajada y con una vida casi opuesta a la que tenemos en las grandes ciudades. Estuvimos allí el día que Colombia le ganó a Uruguay un partido del mundial y todo el mundo con su camiseta amarilla ha bailado hasta tarde en las calles, y hasta fuegos artificiales ha habido. He ido hasta Minca a correr una maratón en un paisaje maravilloso donde he comprendido a cabalidad las historias de García Márquez y donde casi muero (esa es una historia larga que puedes leer acá), pero que finalmente he superado, feliz. He recorrido Santa Marta, la belleza de Tyrona y sus lindas playas verde esmeralda.

Pero lo que más me ha gustado ha sido Cartagena de Indias. Hasta me gusta como suena, es un nombre con historia. Y la historia parece detenida en las paredes de la ciudad amurallada y sus casas coloniales, en las callecitas estrechas y los pequeños adoquines. Nos quedamos en un pequeño hotel dentro de las murallas y por las noches las luces tenues de los faroles, la vida en las plazas (el clima permite sacar las mesitas de los restaurants y bares al aire libre) y los paseos en carruajes de caballos, la convierten en una postal de ensueño y casi puedes ver al mismísimo pirata Drake por sus calles.

Recorrido nocturno por la Ciudad amurallada, Cartagena. Colombia

Además su geografía de zona costera accidentada e irregular te permite disfrutar de la hermosa vista en la península de Boca Grande y Barú, del delta de la bahia de Cartagena, las lagunas costeras y las paradisíacas Islas del Rosario.

Boca Grande, Cartagena de Indias, Colombia.

Cierto es que, como destino turístico, hay muchos vendedores y publicidad a su alrededor. Aún así, y si sabes lidiar con ello, me parece un imperdible. Aunque hayamos sido los conquistados y reneguemos de ciertos pasajes de la historia, ésta ya se escribió, y en algunos lugares del mundo, como en Cartagena, la letra todavía está en las paredes.

Paseo por las calles de la Ciudad amurallada, Cartagena. Colombia

Comentarios

  1. Que viaje soñado! Por qué no me casé con un millonario.

    ResponderEliminar
  2. Pues Taganga es muy bella sin duda. La fotografía de la plaza de los coches en Cartagena deja ver al fondo el edificio donde viví algunos meses. Recordé y ahora prefiero olvidar. Me alegra que hayas estado por éstos lares.

    ResponderEliminar
  3. Es así como mencionas... Mucha magia y sazón distinto... Es como decía... Un pedacito de cielo, en la tierra... Siga recorriendo, conociendo y lo mejor disfrutando de su aventura... Felicidades para ustedes y sigan buscando... Hay millones de historias, cuentos, fabulas y demases que te encantaran... Sigue a Ecuador.... Bendiciones

    ResponderEliminar
  4. amiga, SOY JUAN PILATAXI, no tuvimos tiempo para conocernos, pero cada vez que leo tus post. guau, creo que tienes mi misma profesion, me cuentas si es asi. DE MAESTRO, escribes muy bien y te felicito, algun momento volveremos a vernos un abrazo

    ResponderEliminar
  5. depresión pos vacación...

    yo ni vacaciones voy a tener

    ¿,me deprimo?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares