Placeres culpables

Es cierto que hay gustos que cambian con los años y que nos dan vergüenza o al menos pudor de confesar de lejos. Sin embargo hay cosas que nos marcan y por más que pasan los años y cambiemos, y vaya que lo hacemos de maneras insospechadas a veces, se quedan con nosotros para siempre.

A mí me pasa sobretodo con las cosas de la infancia. Tengo el privilegio de tener bellísimos recuerdos de esa etapa de mi vida y ellos tienen el poder de transportarme como ninguna otra cosa y de socorrerme en caso de necesitarlo.

He estado bastante estresada estas semanas, muerte del PC mediante, reorganizando todo mi trabajo, y sí, como era de esperarse todo ha funcionado bien, de hecho algunas cosas mejoraron bastante con la "segunda mirada" y el estrés que en general es nocivo para el mundo (o eso se supone) a mi me aporta bastante creatividad.

En fin, aún así he necesitado de mis "apoyos" para sobrellevar mi carga de trabajo, esto es, nuevos libros para antes de dormir, harto ejercicio y mucha música para las largas horas que trabajo frente al PC. Y bueno, musicalmente yo tengo gustos pegados, 10 bandas favoritas y pare, cuesta que deje entrar otra cosa. Sin embargo la cantidad de horas que paso frente al monitor, y por ende, conectada a los audífonos hacen que hasta mis super favoritos empiecen a patearme. Y pasa que en la oficina, con prohibición de descargar alguna cosa de esas (discos por ejemplo) opto por la radio (Futuro, SonarFm, para los que sepan cuales son) o You Tube a veces, una lista "x" que suene, no moleste y acelere mis procesos productivos.

Y entonces, como que no quiere la cosa me encuentro con este dúo sueco, delirio de mis tiempos en la enseñanza básica. ¿Van a creer que le corté el pelo a mi barbie para que se pareciera a Marie Fredriksson? ¿Van a creer que aún recuerdo todas las letras (y en inglés, porque no me gustaron jamás las versiones que salieron en español)? ¿Van a creer que los escuché toda la tarde y fue una de las más productivas de la semana? ¿Van a creer que por esa tontera me voy feliz de la oficina hoy?(igual aporta que sea viernes y haya dejado todo listo)

Mis amigos dirían que me he puesto full mamona si confieso una cosa así, pero aquí casi ninguno me conoce en persona, ¡¡Se pueden reír todo lo que quieran!!!


*Este era el tema que escuchaba de fondo mientras escribía este post.

Comentarios

  1. Creo que dejé de creer en los placeres culpables cuando me di cuenta que mi vida entera es un gran placer culpable, jajaja!!!

    ResponderEliminar
  2. Que digan lo que quieran, si te gusta no hay ningún problema, el problema sería de los otros. Y si, está bonita la melodía, no la conocía.



    Que bueno leerte feliz.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. los placeres culposos son para reirnos de nosotrosmismos...
    uanque sea un poco
    o nos averguenzen

    ... abrazos

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo con lo del pasar largas horas frente al ordenador y acompañarse por la música, poco a poco se ve uno obligado a extender un poco más la biblioteca digital, pero claro, las radios de internet siempre son una buena opción.
    ¡¡Cómo no recordar a roxette!! aunque no los escuchaba, pues me parecía que era para esos fresitas que siempre se la pasaban haciendome bullying, a la distancia de los años recuerdo bien aquellas épocas, qué buena música la de los 80s, sí señor :)
    Van apapachos Kika ;)

    ResponderEliminar
  5. Me gusto la rola y me gusto el post!!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Como dice malque, que digan lo que quieren uno debe aprender a defender sus gustos y placeres aunque sean culposos y nos hagan enseñar el cobre aunque nos hayamos pintado de algún otro color, y es que en esta vida (y en las otras) a nadie se le da gusto al 100% así que con que nos demos gustos nosotros solos que nos valga lo que los demás puedan criticar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares