Días de invierno

(en la oficina sin lápices, apenas un dibujo en el pc...)

Extraño las horas de luz, es lo que menos me gusta del invierno.
Me levanto tempranísimo, cuando llego a la oficina apenas ha aclarado y a la hora de salir ya está oscuro denuevo. Y, aunque adoro mi trabajo siento que pierdo las mejores horas del día detrás del escritorio.

Para constrastar un poco lleno de color mi ropero y cabellera, que si no el ánimo también se me pone gris apropósito de nada. Esta semana he pegado unas fotos gigantes de París y Nueva York en mi oficina para sentirme menos encerrada y el que ha entrado ha comentado alguna añoranza, anécdota de viaje o suspirado por unos cielos que no conoce.

Contra todo pronóstico este invierno ha sido movido. Llevo un mes en mi nueva empresa y cargo y hoy el boss me ha felicitado. Dice que le he dado un aire nuevo a la marca y las estrategias y que todo el mundo está contento con mi trabajo, de hecho se aprobaron todas mis nuevas propuestas en tiempo récord y asignado unos proyectos bastante interesantes. Justo hoy que venía pateando las piedras por los madrugones y el frío...pensando, en esas horas con las ideas entumecidas, que me iba a tomar un tiempo sabático sólo para dormir.

Supongo que estamos poco acostumbrados a recibir elogios pues pude notar como me sonrojaba (porque me quemaba la cara) mientras se comentaba mi trabajo y además de asentir creo que esbocé un tímido gracias mientras seguía analizando y explicando mis propuestas.

De todos modos la reunión me ha traido rayos de sol ficticio y he andado de humor primaveral todo el día.

Creo que los pensamientos se van condicionando y que mi rechazo al invierno es producto de años de encerrarme si había lluvia (cuando era chica si llovía ni siquiera me mandaban al colegio) y de repetir mil veces que odio el frío. Si es así empezaré a jugar a la inversa. Estuve pensando en eso toda la tarde y como no traje los lápices de colores hice el dibujo de arriba con el mouse, para adelantar, porque si no lo dibujo se me olvida y mañana me levanto otra vez refunfuñando.

Siempre digo que las cosas son lo que uno proyecta, alomejor para estas cosas simples, como aceptar no más que es invierno, también opera así.

Así que me retiro, con el ánimo de mi dibujo, porque cuando todo está bien, un día gris debe tener algún otro significado.

Comentarios

  1. felicidades por tu trabajo!! :)

    lo peor del invierno en mi caso, no es el frio, es que oscurece taaaaan temprano que 1. se me acorta el día 2. no me puedo ir caminando a mi depto despues de clases porque da miedo tan oscuro

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Y a mi que me gusta tanto el frío, aquí hace mucho calor nunca se acaba.

    Pero debes ver el lado bueno de todo, han elogiado tu trabajo y lo que haz hecho en tan poco tiempo, estás perdiendo tus mejores horas detrás del escritorio pero también piensa que es un paso que tenías que dar que para eso te preparaste.

    Espero tus días sean tan alegres como quieras que lo sean, aún en el gris hay gris brillante.

    Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  3. Vaya que le hincha a uno de orgullo cuando es halagado en el trabajo, en efecto es como si un sol especial, y que sólo uno ve, iluminara todo y mejora los colores de lo que nos rodea, qué padre por ello Kika y a seguirle echando los kilos al trabajo, para que esas horas invertidas valgan la pena en la suma de nuestras vidas ¿no crees?
    Van apapachos ;)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Tu dibujo ha sido lo más colorido que he visto en el día ^^

    :D

    Sí el invierno es tan fome.
    Días grises, mucha lluvia.
    Y una se queja por cosas que son inevitables, es parte "de", aceptarlas y darles un giro que nos permita apreciarlas desde otro punto de vista. Como bien díces tú, un juego inverso.


    Felicitaciones por las felicitaciones! sin duda que los elogios te hacen sentir bien y bacán que reconozcan tu trabajo, aunque debo decir que las "prietas" son las que nos ayudan a crecer jajajaja.


    Saludos chiquilla

    ResponderEliminar
  6. Me gustó el colorido dibujo, y las ilustraciones que acompañan tus escritos. ¿Serán los colores para compensar el gris invernal o producto de los elogios? Me he sentido muy identificado con el texto, que poco acostumbrados estamos a que nos feliciten o a felicitar por el trabajo.

    me gustaron tus entradas, te visitaré con más frecuencia.

    un saludo

    ResponderEliminar
  7. El invierno tiene esas cosas, esas sorpresas que de repente te hacen sentir menos gris.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, a mi me gusta más la noche, como para todo jeje.

    Bonito dibujo, tiene mucho color!!! seguramente el mismo que se te subió cuanto te hicieron los elogios.

    Bien!

    ResponderEliminar
  9. Mi hijo vio el dibujo y pensó que era yo.. jeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares