Probar nuevos sabores

(Ilustración de Antonio Lorente Navarro)

Es bien sabido que jamás me han gustado las fórmulas, así que dejen de preguntar cuando me compro una casa, cuando me caso, cuando tengo hijos. ¿Así que ahora tocaba formar familia? Bien por los que quieran, yo... Paso.

¿Que soy egoísta?
Más egoísta el que cree que tiene derecho a opinar sobre mi vida. La felicidad es tan diversa, que lo que a ti te hace bien a mí me da lo mismo o viceversa. Es la gracia de ser distintos, los caminos son múltiples, las variables infinitas. ¿O te imaginas yendo como borregos hacia el mismo lugar?

No importa si no entiendes de que manera y hasta que punto soy feliz, yo tampoco entiendo a aquellos para los que las cosas son tan simples como seguir los formalismos sociales de moda, pero los respeto. He comprendido como algunos pueden ser tremendamente felices con cosas que me parecen descabelladas, los he observado de cerca y en este punto de mi vida siento que todas las opciones son válidas si te hacen bien.

Como cuando preparas un plato. Aún con los mismos ingredientes y la misma receta, siempre queda diferente según la mano, según lo que cada cual agregue de su propia cosecha.

Y a mí, en la cocina y en la vida, me gusta probar nuevos sabores, asumir ciertos riesgos. Si no me gusta, lo preparo distinto la próxima, le quito algún ingrediente, le agrego otro.

No voy a seguir la receta que quieres que siga. Funcionó para ti, está bien, ¿Pero quién dice que vale para mí también? De veras no conozco dos recetas que preparadas por personas distintas salgan idénticas.

Los estereotipos para los estudios y las estadísticas. Asumiendo que la perfección no es posible sólo tratar de mejorar, aprender, esforzarse y ser feliz.
¿Alguna receta ya escrita para ello?
Claro que no... sólo animarse a probar!!!!

Comentarios

  1. Blogger debería tener un botón "Me gusta".

    A Mónica le gusta esto.

    ResponderEliminar
  2. siempre hay bastos consejos ingredientes formulas y hasta recetas
    uno se amolda y lo acomoda

    engancha su estilo y lo prueba
    ser feliz... a muchos pareceria que necesitan meter mano en donde tu estas a punto de comenzar el festin...

    no lo se de cierto.. pero lo que si se es que nunca me haagradado etiquetar a menos que tenga que poner condimentos en frascos :)

    ResponderEliminar
  3. No hay recetas para ser felices ni desgraciados es según lo quiera cada quien y cada quien tiene su propia fórmula para ser tan solo uno mismo.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. que mejor que ponerle de uno a la "receta", sino sería toooodo igual, que fome ¿no?

    saludos!

    ResponderEliminar
  5. Que lindo lo que escribís! Es de gente de coraje no andar caminos prefabricados, sino ir construyendo el propio.
    Lo principal es el respeto y la tolerancia hacia las decisiones ajenas...y evitar esas preguntas invasivas como por ejemplo "cuando te casas?", que sólo tienen que ver con la estructura mental de quien la esboza...
    Lo que es bueno para mi, tal vez no lo sea para otros y allí radica lo maravilloso de este mundo....la esencia y los caminos propios!
    Me gusta mucho como escribís, pero lo que más me reconforta es que exista gente que contribuye para un mundo mejor!
    Saludos desde Bs As

    ResponderEliminar
  6. A mí siempre me ha gustado preparar al menos la primera vez... lago con receta.
    Luego le pongo o quito ingredientes a mi antojo, e incluso a veces abuso de ellos xD


    Probar nuevos sabores?... a veces me he arriesgado, otras no.

    Ahhh y en la diversidad está lo interesante... mientras nadie se queje... estamos bien ;) [Lo digo, porque c/u elige su camino]

    Veré que sabor nuevo voy a buscar! =D [Me antojaste de algo dulce :S jaja]

    ResponderEliminar
  7. Claro! "marido, hijo, perro, gato, carrera, casita en la pradera ...

    ¡¡¡¡Ojalá la vida fuera como la gincana!!!, ese juego del colegio en dónde ganabas si juntabas tales o cuales cosas...
    Bien por los que les resulta así de sencillo, pero no somos todos "del formato"... Desde el momento en que la "fórmula" se puede modificar a piacere, deja de ser general, por lo que no queda más que ir probando la receta con los ingredientes que cada uno guste... y descartar de plano los que desagraden!!
    Los formalismos que queden para los trámites, no para la vida...
    Si todos lo comprendieran no habría preguntas como las que mencionabas "¿y familia cuándo?" u otras tales como "¿y el hermanito?" (porque si un hijo te parece bastante, u odiaste el proceso de embarazo y no lo quieres revivir, eres una mujer desnaturalizada!!!) En fin...Mucha gente opina, se apasiona con sus opiniones, pseudoverdades... He llegado a la conclusión de que sus vidas son tan desagradables en sus formatos tradicionales, que para justificarlas y tolerarlas necesitan criticar a los "salidos del esquema"... Algunos son felices asé, pero si te fijas, los que llevan una grata "vida estereotipo" jamás critican a los que no... ¡¡¡Bien por ellos si les resultó tan simple y bien que no juzguen a los demás!!!

    No sé si viste "Un novio para mi mujer". Me hiciste acordar de la protagonista de esa gran comedia, a la que en una fiesta le preguntaron "¿qué haces?" "nada", respondió... "pero qué es lo tuyo..." "nada"... "pero qué te apasiona..." "Nada, algún problema?" Y creo que es paradigmático... porque la gente necesita encasillarte para comprenderte, de lo contrario se desorientan...
    Y justamente los modelos tradicionales de vidas son ideales al efecto... y las vidas sin un guión, son confusas!!
    en fin...
    y? la familia cuándo?
    jeje

    ResponderEliminar
  8. Y ello es muy cierto, se vale probar de todo y ante todo, hacer lo que se desee de la propia vida lo que sea, de ahí nadie tiene derecho a decirte qué hacer.
    Bien por ti kika, a ser fuerte en ello y a disfrutarla al máximo :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares