El Origen #goback

"Si usted dice conocerme basado en lo que yo era hace un año atrás, 
usted no me conoce. 
Mi evolución es constante, 
permítame presentarme nuevamente."




Hoy se cumple un año exacto desde que tuve que parar de correr para ir al traumatólogo a revisar mi pie. Si lo pienso bien, mi lesión mostró los primeros síntomas 4 meses antes de eso, y mi apuro por retornar hizo que el diagnóstico definitivo tardara otros 3. 

Fractura por estrés de tibial y tobillo ¿Al mismo tiempo? Probablemente no, pero ignoré tantas veces las molestias que es posible que me acostumbrara a ellas. He tenido que rebuscar en mi memoria para armar una cronología en pos de dar luces al tratamiento porque en un momento sentí que el cuerpo me noqueaba sin aviso previo, pero no, fui yo la que pasó las señales por alto.

Estuve mucho tiempo de la recuperación tratando de volver a entrenar exactamente igual que antes, cuestionando las decisiones de los especialistas y probando las mías propias (¿Plantillas? ¿Cómo voy a necesitar plantillas todos los días si he funcionado perfectamente hasta ahora? ¿Ejercicios de equilibrio y relajación cuando me es imposible estar quieta?¿Terapia todos los días ¡No tengo tiempo!? Naa, no puede ser! a otro especialista por una segunda ... tercera ...quinta opinión)

Cuando en noviembre, después de 5 meses del diagnóstico inicial y a 8 de parar de correr la resonancia seguía marcando fractura, fui incapaz de decir nada en la consulta y sólo con la cartera y el examen en la mano partí a la costa llorando todo el camino en el metro y el autobús como cuando era chica. 

No. No soy de la gente que llora ni se emociona fácil, mucho menos con tanto público, pero para cuando desperté en Viña del Mar ya me sentía con la energía para empezar de nuevo. De nuevo y mejor esta vez.

Todavía no estoy de alta, ni tengo fecha estimada de cuando será, de hecho el traumatólogo acaba de recetar 6 semanas más de terapia, pero me siento avanzando, a paso de hormiga, pero avanzando al fin. 

No sé quién escribió la cita que está arriba. La encontré hoy sin querer y pensé que aunque queramos ignorarlo, las cosas cambian constantemente, nosotros mismos lo hacemos a velocidades imperceptibles a veces y otras, arrastrados por un huracán. 

Es verdad que hoy me siento desconectada de casi todo, sin saber que camino exacto toca transitar, pero de vuelta al fin.


Comentarios

  1. Todo nos va cambiando. Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
  2. "las especies que sobreviven son los que se adaptan al cambio" charles darwin (aunque creo q no textualmente pero así es)
    "y cuando la oruga pensó que moría, se transformó en mariposa" (algún autor de algún libro)
    "lo único constante es el cambio" no sé quien lo dijo, diría que tales de mileto, pero para mi todas las frases son de él, ja! clases de filosofía!

    me da gusto leerte así, aceptando los cambios. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Esos remolinos de la vida que nos dejan en la otra orilla, maltrechos y perdidos, cual Ulises sin Penélope, son los que terminan siendo los puntos de giro de nuestra existencia. Esos momentos que luego veremos con cariño pues nos otorgaron los poderes extra que anhelábamos pero no teníamos idea de cómo conseguir.

    Ir lento no es un mal síntoma. Creo que lo importante es no detenerse. Tal vez la ventaja sea darnos cuenta que el paisaje está para ser apreciado. No tengo duda que las alas volverán a crecer en tus pies.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. a veces es preciso parar unas veces obligados otras, por gusto y elección. pero parar no lo es tan fatídico si tenemos una actitud positiva y yo se que como runner... la tienes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares