#Reconciliación: pasos definitivos

"No escatimes el perdón,
 es imposible caminar con tantas heridas abiertas"
Zenaida Bacardí de Argamasilla


Arica, Chile - Tacna, Perú.

La palabra perdón se me antoja demasiado grande. No sé si posea ese poder o me crea tan importante como para decirle a otro: Te perdono ¿Y es que de verdad cambia algo si emito ese veredicto? ¿ Es que alguien realmente necesita pedirme perdón? No lo creo. Sin embargo no encuentro otra palabra ahora.

Sólo una vez me he sentido realmente dolida por las acciones de otro, tanto como para pensar en romper para siempre un vínculo que debía ser perpetuo, tanto como para despertar llorando por las noches, tanto como para tratar de sepultar todos los recuerdos con toneladas de rabia y olvido.

Y podría haber sido, tengo una facilidad enorme para pasar de las cosas en general, sin embargo, la rabia es una carga demasiado pesada para alguien como yo, imposible de sostener en el tiempo, como tener una espina clavada que no deja de doler.

Al final todos nos equivocamos, unos más, otros menos, pero nos equivocamos igual, y seguro alguna de nuestras acciones pasaron a llevar a alguien alguna vez. Algo que me costó mucho aprender, hasta que mi hermana menor, por ese entonces de 12 años, me miró a los ojos y me preguntó: ¿Y tú no te equivocas nunca? Porque yo sí me equivoco y espero que aún así me sigas queriendo,  yo te voy a querer igual... siempre.

Me sentí entonces un juez implacable que solo sigue su propia verdad absoluta, pero llevaba tanto tiempo sosteniendo esa rabia, tratando de renovarla para darle sentido, que me sentí incapaz de caminar en otra dirección y me quedé una par de años más detenida, como si fuera dueña del tiempo.

Hoy día, hace rato dejé de arrastrar cargas innecesarias. Puse en la balanza las rabias y los recuerdos, el pasado y el futuro y decidí seguir adelante. Si te miro a los ojos hasta puedo adivinar las lágrimas. Cada uno tiene sus propios procesos y supongo que tú también aprendiste lo que necesitabas. 

Decidí quedarme con todo lo cierto, con los recuerdos de toda la vida, porque te miro y se que nos quieres...que me quieres mucho y elijo partir de nuevo desde aquí, esperando que nos quede aún, mucho tiempo para compartir.

Comentarios

  1. es verdad, es una carga.
    yo tengo que perdonar a un par, pero primero debiera perdonarme a mi.

    ResponderEliminar
  2. Perdonar debiera traer consigo el olvidar, solo así se podría seguir sin un lastre porque si el recuerdo persiste este sigue lastimando.

    Beso kika

    ResponderEliminar
  3. Hace muchos años un chamán del Amazonas me dijo que el perdón no existía, que no era más que un invento cultural. En su comunidad se castigaba cuando alguien cometía un error pues estaba advertido, y al saberlo no cometería el error.

    Yo creo que el perdón si existe, es una prueba tan difícil para quien lo otorga como para quien lo pide por haber hecho daño con un error. Una muestra de aceptación y amor profundo. Un guiño de humanidad.

    ResponderEliminar
  4. justo en este momento me apeo de tu post.
    poner a pie juntillas tantas cosas en balanza me temo que la van a terminar rompiendo

    cuando uno queda rasgado parece que eso permanecerá pero el tiempo bien dicen que cambia perspectivas y los sentimientos pueden aquilatarse con un poco de mejor juicio

    ...

    pero que hago si no puedo olvidar.

    ResponderEliminar
  5. tenía la certeza de que no habían pasado más de un par de semanas sin leer tu blog... y descubro que ese par era de meses... y hablas del perdón y pienso en el perdón... y no puedo perdonarme si esas son mis actuales certezas... y te pregunto, aunque suene a cliché, si es posible que el tiempo pase tan rápido sin darse cuenta... y me respondes que sólo en nuestra infancia el tiempo se demoraba en pasar... y te encuentro la razón y reviso los recuerdos.... descubro que pese a que no soy nada rencorosa, me cuesta perdonarme a mi misma... en especial, porque efectivamente en aquellos tiempos en que "el tiempo se tomaba su tiempo" un par de veces lo dejé pasar casi en forma deliberada hasta que fue demasiado tarde...
    Y el medio vacío de mi vaso me atormenta...
    ...bien dices que hoy ya no sirven los diarios... te lo concedo, pues hoy me he vuelto paranoica, con o sin razón...
    Dejé de escribir, y no me lo perdono... quemé mis escritos y no me lo perdono... hoy deseo escribir nuevamente y sé que si lo hiciera no tendría perdón... pues la única razón que tendría para tomar una pluma, un lápiz o más grave aún, un teclado, es que yo misma me he permitido perder la razón...

    ResponderEliminar
  6. Hola Kika, te pido un favor podrías cambiar la dirección de mi blog? Cambié el dominio. Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares