Aprendizaje #1

    Ilustración de Carlos Vélez

El tiempo que todo lo cura es cada vez más breve. Puede que sea la edad o la madurez. Entender a la quinta vuelta que darnos cabezazos contra la pared no devuelve las horas ni cambia remotamente las circunstancias. El conocimiento de que el inicio del aprendizaje está en secar las lágrimas y enfrentar los resultados. No dar vuelta la página, pues pocas veces se puede, sino incorporar esa nueva página a nuestra vida, aunque duela, es más, porque duele, y el tiempo y la sal derramada la volverán indestructible, pero absolutamente inofensiva.

Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte. Yo creo que además se vuelve parte de tu piel y permite que, la próxima vez, no caigas en la primera estocada. Y no hablo de vivir con eso como carga, ni menos de incorporar la derrota a nuestro hábito, sino de aprender y ser feliz con ellas y por sobre ellas.

A mi los recuerdos me traen nostalgias, a veces hasta lágrimas, pero no me duelen. Enterré a cada uno como corresponde, cajón y velorio, silencio y luto. Y de cuando en cuando, les dejo una flor en su tumba.

Comentarios

  1. convertir los recuerdos en estatuas de sal, dejar que el tiempo haga lo suyo; acostumbrar el cuerpo a beber pequeñas gotas de veneno a diario para que al final de la vida, cuando alguien te lo sirva mezclado con el vino, no te haga el menor daño

    ResponderEliminar
  2. el tiempo cura el dolor de los errores, pero no borra las cicatrices... éstas nos traen recuerdos y los mismos desatan nostalgia... y como el hombre no sólo tropieza con la misma piedra, sino que además con la que tropieza el del lado, acumulamos uno que otro rasguño, alguna marca a fuego y lecciones por montones... lástima que lo aprendido es intransferible... el deseo cliché que nos pretenden comunicar nuestros padres, de que no cometamos sus mismos errores, lo queremos transmitir también a nuestros amigos, hermanos, y propios hijos... a veces lo lograremos, pero no en general...
    y por eso no morimos, y nos hacemos más fuerte, de tanto dar vuelta las páginas que no podemos arrancar de nuestro libro... pero al menos, aprendemos a hojear más rápido...
    LUCIERNAGA DF

    ResponderEliminar
  3. Jessi, Todo bien?...
    Debe ser la pregunta mas mamona de la lista de comentarios, pero mas vale hacerla antes de ponerme filosofar.

    Siempre aprendo algo nuevo cuando me asomo a tu camino. Juntemonos cuando tengas tiempo.

    Un abrazo gigante,




    ResponderEliminar
  4. Si Ale, todo bien.
    A ver si nos juntamos a charlar en algún lugar de Provi.

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Vino por casualidad? Las casualidades no existen.

Entradas populares